23.7.14 0 comentarios

Sobre la distribución de Neochelys en la 15 edición del congreso Gondwana


Y vamos con otro de los trabajos que tienen que ver con la paleontología de vertebrados y que fue presentado en el congreso Gondwana 15. La intervención “On the debatable generic assignment of the African “Podocnemisfajumensis and the endemism of Neochelys” se resumió de la siguiente manera:

Pelomedusoides is a clade of turtles that originated in Gondwana. It experienced a major radiation during the Early Cretaceous, resulting in several groups, such as the abundant and diverse Podocnemididae (Lapparent de Broin, 2000a). Podocnemididae is currently represented by the South American Podocnemis and Peltocephalus dumerilianus, and the African Erymnochelys madagascariensis.

The African record of Podocnemididae is relatively abundant, with sites in several countries, corresponding to different stages of its geological history. The Fayum Depression, in Egypt, is the area where the greatest diversity has been recorded in both the Eocene and Oligocene (Lapparent de Broin, 2000b). From the early Oligocene here, Andrews (1903) defined Podocnemis fajumensis from the anterior region of a plastron. Other partial and relatively complete shells were recognized in subsequent papers, including those of its junior synonym “Podocnemis blanckenhorni” (e.g. Reinach, 1903; Andrews, 1906).

The attribution of “P.” fajumensis to Podocnemis cannot be supported. Lapparent de Broin (2000b) recognized it as belonging to an undescribed genus, related to Erymnochelys (aff. Erymnochelys fajumensis). Gaffney et al. (2011) identified, for the first time, the presence of skulls associated with shells of “P.” fajumensis. They admitted that its shell is very similar to that of Erymnochelys, showing differences with the European Eocene Neochelys. Neochelys is an abundant and diverse taxon. However, only a deformed skull, corresponding to the French N. arenarum, had been thoroughly figured as attributed to this genus. Gaffney et al. (2011) considered the skull of “P.” fajumensis as hardly distinguishable from that of N. arenarum, proposing the new combination Neochelys fajumensis.

The analysis of the so far published material of Neochelys, and the study of abundant new cranial and postcranial specimens, allow us to review the anatomy of each of the known species, and to propose a new generic diagnosis. As a result, Neochelys is recognized as exclusively distributed in the Eocene of Europe. Numerous differences in both the cranial and postcranial skeleton are identified between Neochelys and “Podocnemisfajumensis. Therefore, this African species cannot be attributed to Neochelys, being identified as a possible member of the Erymnochelys group.


------
Más información:
  • Referencia: Pérez-García, A.; de Lapparent de Broin, F. 2014. On the debatable generic assignment of the African “Podocnemisfajumensis and the endemism of Neochelys. In: Pankhurst, R.J., Castiñeiras, P., Sánchez Martínez, S. (Eds.). Abstract Book of Gondwana 15, North meets South: 138.
  • Imágenes: En la superior, cráneo del podocnemídido del Eoceno europeo Neochelys arenarum, en la inferior, holotipo de la pleurodira del Neogeno europeo Neochelys liriae.
22.7.14 0 comentarios

Pleurodiras migrando a Europa en la 15 edición del congreso Gondwana


Continuamos con algunas de las presentaciones relacionadas con la paleontología de vertebrados que tuvieron lugar en el congreso Gondwana 15. A la presentación “An update on the diachronous migration to Europe of several Gondwanan lineages of pleurodiran turtles” le corresponde el resumen:

Extant turtles belong to two lineages: Pleurodira and Cryptodira. Pleurodira are principally characterized by sutured contacts between pelvis and shell, and the acquisition of horizontal neck retraction. They principally developed in Gondwana, while Cryptodira spread through Laurasia (Lapparent de Broin, 2000). Pleurodira are now restricted to relatively warm regions, with a more limited geographical distribution than Cryptodira. They now basically live in freshwater environments, usually of intertropical areas, in continents that formed part of Gondwana: Africa, South America and Oceania. The relative position of the landmasses, and variations in global temperatures, resulted in changes in their distributions. Pelomedusoides are Gondwanan pleurodires, known from the Early Cretaceous. Their most abundant and diverse representatives are Bothremydidae and Podocnemididae, both recognized in the European record.

The fauna of freshwater turtles from the Early Cretaceous of Europe was mainly composed by Laurasiatic Cryptodira. However, Pleurodira experienced a significant development in the Late Cretaceous, with the introduction of marine taxa adapted to freshwater environments (Pérez-García, 2012). At least some of these Gondwanan pleurodires belong to Bothremydini (sensu Gaffney et al., 2006), a clade of Bothremydidae that probably reached Europe before the Santonian.

A single specimen of Pelomedusoides has been identified in the Paleocene of Europe: the French Taphrosphys ambiguus (see Broin, 1977). It belongs to another clade of Bothremydidae: Taphrosphyini. It was found in a marine environment. Paleocene sites with continental fauna are rare and always exhibit Laurasiatic taxa.

The greatest European diversity of Pelomedusoides is recorded in the Eocene. More than a dozen species of Podocnemididae are identified, all corresponding to the African clade Erymnochelyinae.

The European post-Eocene record of Pleurodira is extremely limited. Only two specimens have been cited. “Chrysemysmontolivensis, from the Oligocene of France, was initially attributed to Cryptodira. Broin (1977) reassigned it to Pelomedusoides, pointing to its possible affinity with Bothremydidae in subsequent papers. The other is the holotype of Nostimochelone lampra, from the Early Miocene of Greece. The limited available information does not allow a precise determination.

The European record represents several diachronic migrations of African pleurodires to Europe. The transformation of several lineages from originally continental forms to littoral taxa facilitated the dispersion. Some of these migrations were very successful. A review of the taxa involved, and the study of abundant unpublished material (including several new taxa), allow us to improve knowledge of the systematics and paleobiogeography of these forms.


------
Más información:
  • Referencia: Pérez-García, A.; de Lapparent de Broin, F. 2014. An update on the diachronous migration to Europe of several Gondwanan lineages of pleurodiran turtles. In: Pankhurst, R.J., Castiñeiras, P., Sánchez Martínez, S. (Eds.). Abstract Book of Gondwana 15, North meets South: 137.
  • Imágenes: En la superior, caparazón del representante de Bothremydidae del Cretacico Superior de Europa Iberoccitanemys convenarum; en la inferior, espaldar del podocnemídido del Eoceno europeo Neochelys laurenti.
21.7.14 0 comentarios

Sobre la validez de una tortuga egipcia en la 15 edición del congreso Gondwana


Como ya se ha comentado, durante la pasada semana se celebró en Madrid el congreso internacional Gondwana 15. Continuamos con alguno de los trabajos sobre paleontología de vertebrados defendidos en dicha reunión. El resumen del trabajo “Finding the supposedly lost holotype and only known specimen of the podocnemidid Stereogenys libyca, a turtle from the early Oligocene of Egypt” es el siguiente:

The shell-based species Stereogenys libyca (Pleurodira, Podocnemididae) was described by Andrews (1903) from one specimen collected during his 1902 expedition to the Fayum Depression (Egypt). It comes from early Oligocene levels. That nearly complete shell is the only specimen so far robustly attributed to this taxon. Andrews (1903) described it and published a figure consisting of three drawings: much of the dorsal and ventral views, and the right lateral view. He reproduced the same figure in another paper in 1906, but no photograph of this specimen was ever published. Discussions by other authors, in subsequent papers, are based on the data provided in the two mentioned works. Recently, Gaffney et al. (2011) conducted a detailed review and update of knowledge of Podocnemididae. They indicated that the current whereabouts of the holotype of Stereogenys libyca was unknown, not having been identified in the Cairo Geological Museum (Egypt), where it should have been held from the 1960s. Therefore, Gaffney et al. (2011) figured and discussed Stereogenys libyca solely of the basis of the works of Andrews (1903, 1906).

The holotype of Stereogenys libyca has now been located. It is presented here, being recognized as one of the best preserved shells from the Fayum Depression. Its study allows me to assess the validity of the interpretation of the morphology of the plates and scutes proposed by Andrews. Furthermore, the anatomy of the visceral region, both of the carapace and of the plastron, can be analyzed. Other skeletal elements, such as the pelvis, are studied here for the first time. The new study of this specimen, performed over 110 years after its original description, greatly improves knowledge of this taxon. Because of holotype was not available to them, Gaffney et al. (2011) could not confirm the validity of Stereogenys libyca or recognize it as a junior synonym of Stereogenys cromeri (another taxon of the Fayum Depression, defined by Andrews in 1901). Its recovery, together with those of several partial shells attributable to Stereogenys also from the Fayum Depression, should allow me to test whether there are separate species, or to recognize them as included in the range of variation of a single taxon.
-----
Más información:
  • Referencia: Pérez-García, A. 2014. Finding the supposedly lost holotype and only known specimen of the podocnemidid Stereogenys libyca, a turtle from the early Oligocene of Egypt. In: Pankhurst, R.J., Castiñeiras, P., Sánchez Martínez, S. (Eds.). Abstract Book of Gondwana 15, North meets South: 136.
  • Imagen: El supuestamente desaparecido holotipo.
0 comentarios

Tortugas pleurodiras de Mali en la 15 edición del congreso Gondwana


Entre los días 14 y 18 de Julio, Madrid ha sido la sede del congreso internacional Gondwana 15. Aunque la paleontología, y más concretamente la de vertebrados, ha estado escasamente representada, un grupo de reptiles supone la excepción: las tortugas. Varios trabajos sobre quelonios africanos, o sobre linajes, de origen gondwánico, que alcanzaron Europa en distintos momentos de la historia geológica, han sido defendidos.

El primero de ellos, cuyo título es “New data on Taphrosphyini (Pleurodira, Bothremydidae) from the Paleogene of Mali: the study of the shells”, tiene por resumen lo siguiente:

One of the most diverse groups of Pleurodira is the extinct clade Bothremydidae (Pelomedusoides). It was composed of forms inhabiting both freshwater and littoral environments (Lapparent de Broin and Werner, 1998). The northern half of Africa has been identified as an area of bothremydid diversification in the Late Cretaceous and Paleogene, with many taxa recorded in near-shore marine deposits (Lapparent de Broin, 2000; Gaffney et al., 2007). The Paleogene record of this group from Mali is very relevant. In fact, two new representatives, Azabbaremys moragjonesi and Acleistochelys maliensis, both corresponding to new genera and species, have recently been described there (see Gaffney et al. 2001, 2007). Furthermore, the presence of Nigeremys gigantea, or a possible closely-related form, has been notified (Gaffney et al., 2006), and Taphrosphys sp. has been recognized there (Lapparent de Broin and Werner, 1998; Lapparent de Broin, 2000). All these taxa of side-necked turtles correspond to large coastal bothremidids, belonging to Taphrosphyini (sensu Gaffney et al., 2006).

Azabbaremys is only known by its holotype, a complete skull lacking lower jaws. Acleistochelys is also exclusively known by its holotype, which gives good cranial information but few and uninformative associated shell fragments. The material assigned by Gaffney et al. (2006) to Nigeneremys corresponds to a single specimen, consisting of the articulated right and left premaxillae and maxillae, and a partial quadrate. The material attributable to Taphrosphys sp. has not been described, but it includes isolated plates. Thus currently available information on the shells of Bothremydidae from the Paleogene record of Mali is extremely limited.

Abundant and well-preserved shell material of Bothremydidae from the Paleogene of Mali is presented here. These hitherto unpublished specimens were found in expeditions in the early 1980s, and deposited in the Natural History Museum (London). The holotype of Azabbaremys was also found as a result of these surveys. The specimens analyzed here not only correspond to isolated plates and articulated fragments of shells, but also to nearly complete plastra and shells. This study sheds new light on the anatomy of the members of Taphrosphyini that lived during the Paleogene in Africa.

------
Más información:
  • Referencia: Pérez-García, A. 2014. New data on Taphrosphyini (Pleurodira, Bothremydidae) from the Paleogene of Mali: the study of the shells. In: Pankhurst, R.J., Castiñeiras, P., Sánchez Martínez, S. (Eds.). Abstract Book of Gondwana 15, North meets South: 135
  • Imagen: Parte del espaldar de uno de los caparazones analizados.
18.7.14 0 comentarios

Elena Cuesta protagoniza "Paleontólogos por el mundo"


Mientras Concavenator (o "konkabenatoru", como lo llaman allí) lo peta en tierras niponas gracias a la exposición "Dinosaurios maravillosos de España", Elena Cuesta, quien está realizando su tesis doctoral sobre "Pepito", anda pululando por la otra punta del globo. Elena se encuentra en una estancia de tres meses en Argentina, y está recorriendo los distintos museos del país para comparar el material de carcarodontosaurios argentinos con nuestro patrio Concavenator.

Con motivo de su paso por el museo Carmen Funes, en Plaza Huincul, donde se encuentran los restos de Mapusaurus, Elena ha sido entrevistada por varios medios de comunicación de la zona. En primer lugar, la entrevista realizada por JV Noticias:



A continuación el reportaje de Cutral Co Al Instante, que además le dedicó un reportaje en su web:



Además, un par de reportajes en prensa digital:


16.7.14 0 comentarios

¿Qué pasa con Hupehsuchia?

¿Recordáis la historia del "ictiosaurio tortuga"? Allí hablábamos de un nuevo taxón descrito, Parahupehsuchus, perteneciente al clado Hupehsuchia. Lo cierto es que no está muy claro qué son exactamente los hupehsuquios (ea, lo castellanizamos así mismamente), reptiles marinos de hocico plano y edentado, construcción pesada y osículos dérmicos dorsales, aunque tienen un aire parecido a los miembros de Ichthyopterygia (ictiosaurios en sentido estricto más las formas basales emparentadas con ellos del Triásico). Sin embargo, parece ser que no forman parte de este clado, y con solo tres representantes (Nanchangosaurus, Hupehsuchus y Parahupehsuchus) Hupehsuchia es un grupo que presenta bastantes incógnitas.


Afortunadamente, llega Nanchangosaurus para salvar el día. El holotipo de Nanchangosaurus suni, descrito por primera vez en 1959, no había sido vuelto a estudiar en detalle en todo este tiempo, y esta falta de conocimiento sobre Nanchangosaurus hacía que las afinidades filogenéticas de este taxón respecto a Hupehsuchus, y las de Hupehsuchia en general, estuvieran poco claras. Ahora, gracias a un nuevo y detallado estudio del holotipo, así como de un nuevo ejemplar de Nanchangosaurus encontrado en el condado de Yuan'an (China), se puede arrojar luz sobre estos interrogantes. Así, en el artículo publicado en PLoS ONE por Chen y colaboradores, se ponen de manifiesto ciertas semejanzas entre Hupehsuchus y Nanchangosaurus, si bien este último es de menor tamaño, con una sola hilera de osículos dorsales, bajas espinas neurales y extremidades anteriores poco desarrolladas. La única hilera de osículos dérmicos y las espinas neurales bajas parecen rasgos plesiomórficos para Hupehsuchia, por lo que solo el escaso desarrollo de las extremidades anteriores serían una autapomorfía para el género Nanchangosaurus. Además, la combinación de las costillas y gastralia conforman una robusta "cesta" ósea torácica, similar al cuerpo en forma de tubo de Parahupehsuchus (ya sabéis, el "ictiosaurio tortuga"), pero más flexible y de movimientos menos restringidos.


Además, el artículo recoge varios análisis filogenéticos para ubicar a Hupehsuchia dentro de Diapsida. Prestan una especial atención a los caracteres relacionados con la adaptación al medio acuático, intentando discernir en qué casos se trata de caracteres compartidos por distintos clados, y en qué casos se trata de homoplasias. De hecho, entre las conclusiones del trabajo se afirma que existe una tendencia a la aparición de grandes clados más inclusivos cuantas más adaptaciones al medio acuático se incluyen en el análisis.

De todas formas, estos análisis filogenéticos sí que arrojan ciertos resultados: Hupehsuchia e Ichthypterygia aparecen como grupos hermanos, y Wumengosaurus (considerado hasta ahora como un eosauropterygio) aparece como taxón hermano a ellos dos. Por otro lado, Sauropterygia y Saurosphargidae también aparecen como grupos hermanos; sin embargo, añaden que es complicado llegar por el momento a un consenso claro sobre clados a un nivel superior en reptiles marinos, pues varía en función del valor dado en los análisis a los caracteres relacionados con la adaptación al medio marino.

Está claro que por el momento no va a ser posible obtener una imagen clara de las relaciones entre los distintos grupos de reptiles marinos que surgieron durante el Triásico, pero parece que al menos con los miembros de Hupehsuchia las cosas empiezan a estar un poco más claras.

-----
Más información:
15.7.14 0 comentarios

Campaña Paleontológica 2014 en San Juan County (Utah, Estados Unidos)


El verano se acerca y con él, las campañas paleontológicas. Como ha sido costumbre en años anteriores, algunos de nosotros se unen a las expediciones organizadas por el Natural History Museum of Los Angeles County. Al igual que en campañas previas, la de este año tendrá como escenario los sedimentos del Jurásico Superior de la Formación Morrison en el Sur de Utah, en San Juan County. Aprovecharemos también para consultar de nuevo el material de dinosaurios saurópodos recuperado en la Formación Morrison y que se encuentra depositado en el Natural History Museum of Los Angeles County.

La zona central del Natural History Museum of Los Angeles County

Durante la campaña de este año se continuará la excavación de un yacimiento compuesto por una acumulación de varios ejemplares de dinosaurios saurópodos, terópodos, ornitópodos y tireóforos. Los saurópodos sigue siendo el grupo mejor representado, con varios individuos identificados.

Un gran fémur de saurópodo descubierto en el año 2013

En esta excavación contaremos con la presencia del investigador Pedro Mocho del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED/Universidad Autónoma de Madrid y de la Sociedade de História Natural de Torres Vedras (Portugal), que viene desarrollando su investigación en la historia evolutiva de los saurópodos del Jurásico Superior de Portugal.
14.7.14 0 comentarios

Inauguración de la exposición "Dinosaurios maravillosos de España" en el Museo de Fukui


La exposición "Dinosaurios maravillosos de España" se inauguró el pasado viernes 11 de Julio en el Museo de Fukui (Japón). Y hasta que lleguen noticias de primera mano, desde El Cuaderno de Godzillin hemos decidido hacer un resumen de las noticias e imágenes aparecidas en torno a esta puesta de largo.


Algunos medios japoneses se han hecho eco de la inauguración:

Y desde España también se han interesado por el desarrollo del evento. Entrevista a Francisco Ortega en Noticias Mediodía Cuenca el pasado 11 de Julio sobre la exposición (a partir del minuto 4:58):


Imágenes extraidas del twitter de Francisco Ortega (@frco_ortega).
11.7.14 0 comentarios

Un nuevo titanosauriforme de Marruecos


Hace unos días estuvimos trabajando en material clásico encontrado en el Norte de África perteneciente a dinosaurios eusaurópodos basales del Jurásico Medio, y por ello es una buena coincidencia la publicación de este trabajo.

Se trata de un estudio conducido por Matthew Lamanna (Carnegie Museum of Natural History) y Yoshikazu Hasegawa (Gunma Museum of Natural History) en el que se publica nueva información sobre los saurópodos del Cretácico Superior de Marruecos, más concretamente del Cenomaniense. En este trabajo se publica la descripción de una vértebra dorsal relacionada con un saurópodo perteneciente al grupo Somphospondyli, clado que incluye a los titanosaurios que dominaron la Península Ibérica en la fase terminal de este período.

En muchos aspectos, África sigue siendo un continente relativamente desconocido con respecto a su registro de saurópodos. Después de las numerosas y detalladas publicaciones de Janensch en la primera mitad del siglo XX sobre las faunas de saurópodos del Jurásico Superior de Tanzania, donde destacan Giraffatitan y Dicraeosaurus, pocas han sido las tentativas de comprender de forma detallada las complejas faunas de este continente. En el limbo siguen los Cretácicos inferiores y el comienzo de los Cretácicos Superiores de África. Enhorabuena a los autores por aportar más información sobre tan desconocidas faunas.

------
Más información:
  • Lamanna, M. & Hasegawa, Y. (2014). New Titanosauriform sauropod dinosaur material from the Cenomanian of Morocco: Implications for paleoecology and sauropod diversity in the Late Cretaceous of North Africa. Bulletin of Gunma Museum of Natural History 18: 1-1
10.7.14 0 comentarios

Un origen con mucha pluma: nuevo Archaeopteryx y la aparición del plumaje en aves

Durante las últimas décadas, el descubrimiento de ejemplares de aves primitivas ha aportado datos no solo en la evolución de este grupo, si no en el origen y evolución del plumaje en dinosaurios. No obstante, el origen de los penachos de plumas está aún en debate.

Los descubrimientos de terópodos con plumas próximos a las aves, o los miembros del clado Aves más basales en el Jurásico Medio-Superior y Cretácico Inferior de China han permitido avanzar en el conocimiento de este grupo y este tipo de estructuras. Pero sin lugar a dudas, el taxón clásico y reconocido, Archaeopteryx, sigue siendo la “vara de medir” cuando se estudia la evolución de las aves más basales.

Y no es para menos, un estudio reciente por Foth y colaboradores (2014), retoma a este icono de la evolución de las aves, al describir el undécimo espécimen conocido.

 
11º ejemplar de Archaeopteryx presentado en este estudio. Abreviaturas: bd. plumaje corporal; ft. plumaje de las patas; hf. plumaje del cuello; lh. extremidad posterior izquierda; n. cuello; rf. extremidad anterior derecha; rh. extremidad posterior derecha; rw. ala derecha; s. cráneo; t. cola; tf. plumas de la cola. Escala 5cm.

Este ejemplar preservaría gran parte del esqueleto, aunque ha perdido parte de la estructura craneal, que estaría además desarticulada con el resto del esqueleto. Lo más importante no obstante, es la preservación de la impronta de las plumas en la roca en la que se preserva el espécimen.

Gracias a su estado de preservación excepcional, no solo se conservan detalles de las plumas asociadas a cola y extremidades anteriores. También preserva la impresión de las plumas del resto del cuerpo, con especial detalle en las extremidades posteriores.

Entre las hipótesis recientes de aparición del plumaje se propone su evolución en un contexto funcional no asociado al vuelo. Como indican Foth y colaboradores (2014) la disposición del plumaje en este y otros especímenes indicarían que estas estructuras efectivamente estarían relacionadas muy probablemente con el “display” como sugieren estudios previos. Por tanto, las plumas serían una exaptación que en linajes posteriores permitiese el vuelo.

Detalle de las plumas en: A. ala derecha desde vista dorsal; B. extremidad posterior izquierda y C. derecha; D. plumaje del vientre; E-F. plumaje de la cola.

Si se observa la extremidad posterior, se pueden ver plumas largas a lo largo del femur y tibiotarso, llegando a medir un 50% de la longitud tibiotarsal. Estas plumas decrecen en tamaño a medida que se desciende por la extremidad.

En las alas se puede observar una serie de 12 rémiges primarias de gran tamaño y una serie secundaria de plumas con la mitad de largo que las primarias, al igual que en aves actuales. Esto contradice la descripción basada en el ejemplar de Berlín, que tendría unas rémiges primarias más cortas al contrario que en aves actuales. Además, el ejmplar descrito en este estudio tendría unas rémiges con raquis robustos, capacitados para el vuelo. En el pasado se había estimado que Archaeopteryx tendría una capacidad limitada del vuelo basándose en raquis delgados y poco robustos, pero los autores puntualizan ante estas nuevas evidencias, que pudiera haberse debido al estado de preservación.

También se preserva por primera vez la cola completa, pudiendo describir su morfología, con series de plumas simétricas.

Detalles del plumaje coloreado por sectores preservados.

Al introducir todos estos nuevos datos en la filogenia, Archaeopteryx se proyectaría en la base del grupo Avialae, junto Pedopenna, Eosinopteryx, Anchiornis y Xiantingia. Además, Troodontidae sería grupo hermano de Avialae, por lo que los Deinonychosauria no serían un grupo válido (el clado que incluía los Troodontidae con Dromaeosauridae).

Filogenia en la que se proyecta Archaeopteryx con la codificación del nuevo especímen.

Estos resultados indicarían que las plumas era un elemento muy variable en la parte basal de la filogenia de este grupo. Y que además, esta variabilidad precedería a las primeras formas que desarrollan capacidad de vuelo. Por tanto, se corresponde con la hipótesis de la aparición de las plumas en un contexto precedente al vuelo, y probablemente asociadas a otros roles biológicos. Especialmente, al considerar la distribución del plumaje en otras zonas del esqueleto como puede ser la cola. Y teniendo en cuenta que salvo en taxones como Microraptor, el plumaje de las extremidades posteriores no mejoraría la aerodinámica del terópodo.

Todo esto también contradice la hipótesis previa de la aparición de formas planeadoras con cuatro alas, dos anteriores y dos formadas por el plumaje de las extremidades posteriores, que precederían a las estructuras de vuelo modernas. Al contrario, Avialae y Microraptor desarrollarían de forma convergente el vuelo, aunque con estructuras distintas.

Parece que el debate controvertido en torno a la pluma se esclarece, y estamos un paso más cerca de comprender a este grupo diverso, cuando nos deshacemos de viejos prejuicios del pasado a la hora de observar estas estructuras.

-----
Más información: