29.9.12

Retomando el espíritu de la Dinosaur Reinaissance (PCCUBTD)


El humor también ha ocasionado grandes perjuicios al buen nombre de los dinosaurios. 
Ante la dificultad que la extinción ofrece para reírnos con ellos, hemos optado en demasiadas ocasiones por reírnos de ellos, mofándonos de su pretendida estupidez. Es cierto que los estegosaurios tuvieron el cerebro del tamaño de una pelota de ping-pong, pero también conocemos a mucha gente que no usa mucho más volumen y no por ello está bien visto arrastrar su nombre por el lodo. 
El asunto ya fue zanjado durante la "dinosaur renaissance" hace más de 40 años. Citando a José Luis Sanz: 

"A partir de comienzos de los años 1970 se establece un nuevo modelo paleobiológico de los dinosaurios denominado El renacimiento de los dinosaurios (Dinosaur Renaissance) que implica nuevas ideas, interpretaciones y hábitos sobre la forma de vida de los dinosaurios y su significación en la historia de los organismos vivos. La Dinosaur Renaissance acerca los dinosaurios a la normalidad. En términos ecológicos, un depredador como Velociraptor podría ser comparable a un análogo carnívoro mamífero como un guepardo. O un gran herbívoro, como un saurópodo, a un elefante. Este nuevo paradigma es el que explica la aparición de relatos como Parque Jurásico, impensable en la década de 1960" 

Asi que, por favor, no volvamos sobre el temita de los dinosaurios tontos.
Desde la PCCUBTD hacemos un llamamiento para que nos propongamos dejar de tratar como idiotas a todos estos dinosaurios y dinosaurias.

--
Es una aportación de la Plataforma Cívica Contra el Uso Banal del Término Dinosaurio